julio 23, 2013

SOLILOQUIM: "Algunos pesares de la mente e ideas comunes".



Es común escuchar juicios ajenos,y si te pones a pensar...la vida realmente es corta,el tiempo apremia al cuerpo y a veces le damos una vasta importancia a las cosas que no deberían de serlo...pero aun así, después de repetirlo incansablemente a tu interior,casi gritando,convenciendo a tu mente de la realidad,vuelves a caer en ese juego de ignorancia y te mientes nuevamente de tu falsa derrota,fabricada únicamente por la mala interpretación de circunstancias tan ajenas y lejanas a ti que comienzas a pudrir aquel sentimiento llamado "esperanza"... destruyendo el sueño llamado "utopía": una libertad que a diario se alimenta de anhelos e ideas.Luego de todo esto,quedas aprensado en un mundo en el cual los juicios de los demás dirigen aquella libertad y terminas siendo parte de una sociedad confusa que teme ser libre por soñar...y si vuelves a pensarlo,la tristeza es un detonador de inconformidad propia que ata la dependencia a la expresión de otras personas...y si retomas de nuevo el mismo pensamiento,te habrás dado cuenta que quizá perdiste el tiempo en leer este escrito y darte cuenta de lo que ya sabias...los juicios son tan efímeros como los sueños de algunas personas,que se encuentran inconformes con ellas mismas y ven el mismo grado de su infelicidad en otros.